Flexibilidad en las empresas del siglo XXI

Las empresas inamovibles, con personal estable por muchos años, actividad estable, entorno estable eran características de finales del siglo XX. Hoy no se concibe una empresa sin movilidad. El dinamismo es tan grande que algunas empresas del siglo 20 se han ido silenciosamente y otras que permanecen y se desarrollan son porque simplemente se adaptaron y se transformaron.

Adaptabilidad, dinamismo, flexibilidad, las podemos denominar competencias organizacionales del SXXI, en tanto sin ellas es difícil que una empresa se desarrolle. Esas mismas competencias, que llamamos organizacionales, son las que (junto con la credibilidad y la responsabilidad) casi todas las empresas nos piden que tengan las personas que le seleccionamos. Por lo tanto podemos trazar un continuo entre las organizaciones y las personas. Se necesitan personas flexibles, adaptables, dinámicas, con iniciativa, para poder desenvolverse en empresas dinámicas y flexibles que deben adaptarse a un contexto cambiante.

 

Hace 2 años se proyectaban crecimientos y que seguiría la época de las vacas gordas (solo un poquito menos gordas).  Hoy el panorama es muy distinto. Quien no se supo adaptar a tiempo, o quien no generó las condiciones para adaptarse a esta nueva circunstancia, seguramente esté amenazada su actividad.

Como consultora somos un termómetro del mercado laboral. Hay más personas disponibles y más empresas que no están incorporando personal en su plantilla. Por el contrario el outsourcing crece como modalidad de contratación en el último período. En lo que a AGLH respecta se ha dado un aumento del 25% en el primer semestre en esta modalidad de contratación respecto a igual período del 2015. Esto es un claro ejemplo de flexibilidad en las organizaciones.

La incertidumbre que reina en el mercado ha provocado que empresas que suelen contratar personal permanente en su plantilla,  estén apostando a esta modalidad de contratación temporal en planilla de un tercero. Esto le aporta flexibilidad a la estructura de la empresa, permitiéndole incrementar o descender la plantilla de personal de acuerdo a las necesidades. Le aporta seguridad en tanto reduce las posibilidades de conflictividad laboral en caso de desvinculaciones. Asimismo permite ahorrar costos de administración de personal.

 

El mundo va hacia esta modalidad, porque cada vez más las empresas necesitan estructuras más flexibles y eficientes en las que poder delegar en aliados especialistas los productos soporte de la organización. En Uruguay ya es común tercerizar tecnología, administración de personas, contratación de personas, asesorías contables y financieras, asesorías en seguridad y salud ocupacional, asesorías legales, servicios logísticos, entre otros.

Las empresas necesitan focalizar sus fuerzas en expandir su negocio, en cumplir con sus clientes, en innovar en sus productos o servicios. La profesionalización de los servicios internos y soportes de la organización es una pata tan importante como la expansión del negocio, de hecho es una de las cosas que posibilitara o no dicha expansión, pero ponerlo en manos de especialistas externos reducirá costos fijos, riesgos laborales, tiempos, y aumentará la eficiencia organizativa.

 

Hay que estar alerta a los cambios internos y externos. Usted puede diagnosticar el nivel de flexibilidad de su organización para acomodarse a dichos cambios, a traves de las siguientes variables y preguntas:

- Liderazgo, modelo de gestión y estrategia (cada cuanto revisa su estrategia la empresa? cada cuanto revisa sus objetivos? Tiene líderes dinámicos? que modelo de gestión predomina en la organización? con que frecuencia se revierten decisiones? sus lideres recuerdan cambios en el rumbo de la empresa en los ultimos años? frente a las crisis la empresa se contrae o se renueva?)

- Capacidad de aprendizaje (Se repiten los errores o problemas? es una competencia que indaga en la incorporación de personal nuevo? sus lideres como reaccionan frente a lo nuevo?

- Capacidad de innovación (se valora lo nuevo? destina recursos a crear? como recompensa a quienes innovan? recuerda mas de cinco ideas innovadoras ejecutadas en el ultimo año? la creatividad es una competencia que exige en las personas que selecciona?

- Agilidad en los proceso de decisión (si se ha resuelto un cambio operativo con que agilidad ocurre? sus gerentes de area toman decisiones o deben consultarlas? se toman decisiones en las reuniones de alta gerencia?

 

CUAN FLEXIBLE ES SU ORGANIZACIÓN?

 

Lic. Psic. Alejandro González

Director 

2016-08-05 15:38:13

CURSO DE SELECCIÓN DE PERSONAL Y RRHH

SE LANZA EL TERCER Y ULTIMO CURSO DEL AÑO 2016 EN SELECCIÓN DE PERSONAL. FORMAMOS PROFESIONALES Y APORTAMOS LA POSIBILIDAD DE UNA EXPERIENCIA UNICA PERMITIENDO QUE LOS PARTICIPANTES DEL GRUPO CURSEN UNA PASANTÍA EN NUESTRA CONSULTORA.

COMIENZO - SETIEMBRE

POR INFORMES - info@aglh.com.uy - 29018181 - CUPOS LIMITADOS

 

2016-08-05 14:44:38

LLEGÓ EL CICLISTA

Por Lic. Psic. Magdalena Barros

 

La tradición marca que Uruguay comienza a bicicletear luego de turismo con la llegada del último ciclista. En la vieja administración ahí se sale del slow walk de las vacaciones y los fin de semana de verano y es cuando el jefe, trabajador, empresario, gerente, profesional, persona se sienta frente a si mismo con nuevas ideas, con aire para emprender y empezar a andar.

Son estos los tiempos de  Planificar – Pensar – Reinventar – Evaluar?

El mundo de hoy no espera al ciclista y en una administración moderna se debe estar pedaleando mucho antes que empiece la competencia. La velocidad con que funciona el mercado laboral y empresarial hace que los procesos deban ser dinámicos. Evaluar – Planificar – Crear – Ejecutar – Evaluar – Planificar…. No se hace una vez en el año. Los cambios están a la orden del día y en un mismo año debemos someter nuestra actividad continuamente a este proceso de administración.

Si. Es verdad que comúnmente nos ponemos objetivos para cumplir en un determinado año o período, pero la administración moderna no se detiene esperando a que termine el periodo para evaluar si se cumplió o no el objetivo. Por el contrario evalúa en el propio proceso para poder reinventar y actualizar ese objetivo.

Lo único que permanece estable es el foco ideológico y estratégico de la organización de hacia donde se quiere ir y a donde se quiere llegar. El cómo se quiere caminar, esta sometido a este proceso dinámico.

Lo mejor es planificar teniendo datos objetivables de resultados, éxitos u oportunidades de mejora. Ya ni siquiera podemos hablar de que lo mejor es planificar el año anterior solo. Debemos planificar el año anterior, a principio de año, después de la llegada del cilcista, antes y después de vacaciones de julio, con la llegada de la primavera… en fin… debemos planificar cuando administramos. No hay tiempos preestablecidos.

Preguntar y preguntarse es una buena manera de generar nuevas cosas. Como lograr algo distinto? Como actuar de otra manera en busca de otros resultados? En que fallé? En que fallamos? EVALUAR.

Crear un esquema que se adelante a los hechos, marcar un camino para buscar un objetivo. Pero el éxito no se medirá por si se cumplió con lo planificado, sino por si se obtuvieron resultados. Prever lo que puede pasar. PLANIFICAR.

Apostar a nuestras posibilidades creativas, afrontar la novedad, visualizando la oportunidad que se presenta, alimentar la vocación por transformar, activar nuestras habilidades de innovación, tratando de hacer algo distinto a lo ya hecho si amerita, concluyendo la necesidad de cambiar lo hecho y sí repetir los logros.  Poder ver algo que no existía. CREAR.

Hacer, actuar, decidir, no temiendo el fracaso. EJECUTAR.

En este proceso nos encontramos en la administración de estos días por el mundo, que no coincide generalmente con los tiempos de nuestro país. El desafío es entonces mayúsculo: Adelantarse al pelotón y no dejar de pedalear, previendo siempre la próxima ruta, estando preparado para cambiar de bicicleta.

 

2016-03-28 14:35:22

Curso de selección de personal 2016

2016-03-28 14:34:40

LLEGÓ EL CICLISTA

Por Lic. Psic. Magdalena Barros

La tradición marca que Uruguay comienza a bicicletear luego de turismo con la llegada del último ciclista. En la vieja administración ahí se sale del slow walk de las vacaciones y los fin de semana de verano y es cuando el jefe, trabajador, empresario, gerente, profesional, persona se sienta frente a si mismo con nuevas ideas, con aire para emprender y empezar a andar.

Son estos los tiempos de  Planificar – Pensar – Reinventar – Evaluar?

El mundo de hoy no espera al ciclista y en una administración moderna se debe estar pedaleando mucho antes que empiece la competencia. La velocidad con que funciona el mercado laboral y empresarial hace que los procesos deban ser dinámicos. Evaluar – Planificar – Crear – Ejecutar – Evaluar – Planificar…. No se hace una vez en el año. Los cambios están a la orden del día y en un mismo año debemos someter nuestra actividad continuamente a este proceso de administración.

Si. Es verdad que comúnmente nos ponemos objetivos para cumplir en un determinado año o período, pero la administración moderna no se detiene esperando a que termine el periodo para evaluar si se cumplió o no el objetivo. Por el contrario evalúa en el propio proceso para poder reinventar y actualizar ese objetivo.

Lo único que permanece estable es el foco ideológico y estratégico de la organización de hacia donde se quiere ir y a donde se quiere llegar. El cómo se quiere caminar, esta sometido a este proceso dinámico.

Lo mejor es planificar teniendo datos objetivables de resultados, éxitos u oportunidades de mejora. Ya ni siquiera podemos hablar de que lo mejor es planificar el año anterior solo. Debemos planificar el año anterior, a principio de año, después de la llegada del cilcista, antes y después de vacaciones de julio, con la llegada de la primavera… en fin… debemos planificar cuando administramos. No hay tiempos preestablecidos.

Preguntar y preguntarse es una buena manera de generar nuevas cosas. Como lograr algo distinto? Como actuar de otra manera en busca de otros resultados? En que fallé? En que fallamos? EVALUAR.

Crear un esquema que se adelante a los hechos, marcar un camino para buscar un objetivo. Pero el éxito no se medirá por si se cumplió con lo planificado, sino por si se obtuvieron resultados. Prever lo que puede pasar. PLANIFICAR.

Apostar a nuestras posibilidades creativas, afrontar la novedad, visualizando la oportunidad que se presenta, alimentar la vocación por transformar, activar nuestras habilidades de innovación, tratando de hacer algo distinto a lo ya hecho si amerita, concluyendo la necesidad de cambiar lo hecho y sí repetir los logros.  Poder ver algo que no existía. CREAR.

Hacer, actuar, decidir, no temiendo el fracaso. EJECUTAR.

En este proceso nos encontramos en la administración de estos días por el mundo, que no coincide generalmente con los tiempos de nuestro país. El desafío es entonces mayúsculo: Adelantarse al pelotón y no dejar de pedalear, previendo siempre la próxima ruta, estando preparado para cambiar de bicicleta.

2016-03-28 14:31:57